Trata, prostitución y esclavitud: los tabús de la sociedad actual que la Iglesia busca erradicar

Este martes 8 de febrero se celebra el recuerdo litúrgico de santa Josefina Bakhita, la religiosa de origen sudanés que sufrió toda su vida la crueldad de la esclavitud

Clara González

FUENTE: El Debate, diario digital, 07/02/2022

 

Desde el año 2015, el Papa Francisco convoca la Jornada Mundial de oración y reflexión contra la trata de personas, el día 8 de febrero, en el que también se recuerda la memoria litúrgica de santa Josefina Bakhita. Esta religiosa sudanesa padeció durante su vida los sufrimientos de la esclavitud.

Durante el rezo del Ángelus de este mismo día hace siete años, el Santo Padre manifestó que «cuantos tienen responsabilidades de gobierno tomen decisiones para remover las causas de esta vergonzosa plaga, plaga indigna de una sociedad civil. Que cada uno de nosotros se sienta comprometido a ser portavoz de estos hermanos y hermanas nuestros, humillados en su dignidad».

El artista canadiense Timothy Schmalz ha realizado esta obra que representa el drama de la trata

 

Víctimas invisibles

El obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, en calidad de responsable del departamento de Trata de la Iglesia española ha querido lanzar un mensaje a toda la sociedad para concienciar de esta forma de esclavitud que afecta especialmente a mujeres –niñas, adolescentes y jóvenes– y que, según denuncia, «ha aumentado con la pandemia».

Siguiendo el mensaje del Pontífice, Elizalde pide a las personas «que más responsabilidad tienen en este mal, hombres y mujeres que se lucran de este mercadeo, que cambien su conducta de vida para estar en gracia de Dios». Asimismo, evidencia que «esta lacra se ha silenciado y las víctimas han sido invisibilizadas, especialmente en estos dos últimos años», algo que hay que «seguir denunciando a todos los niveles».

Sobre santa Josefina Bakhita

Nació en Sudán y murió en Italia en 1947 a los 78 años de edad. Toda su infancia y juventud la vivió como esclava tras haber sido secuestrada por comerciantes árabes.

Fue vendida en varias ocasiones, obligada a ir descalza y golpeada casi a diario hasta que, tras haber cambiado de propietarios, en 1888 conoció a las religiosas Hermanas Canosianas de Venecia, quienes la acogieron, cuidaron y vistieron.

Un año después fue liberada al no estar reconocida la esclavitud por las leyes italianas y en 1890 recibió el sacramento del bautismo. Seis años después, con 30 años, ingresó como religiosa en esta orden femenina.

«Convertirlos y salvarlos a todos»

El responsable del departamento de Trata incide también en su misiva en la necesidad de «frenar a los grupos criminales», invitándoles a «abandonar el pecado que cometen con cada mujer y niña que sufre un infierno por sus acciones y decisiones, por su bien y por el bien de las víctimas».

Elizalde recuerda que «la misericordia de Dios es enorme» para con estas personas mediante un mensaje del Papa Francisco: «Jesús combate el pecado, pero nunca rechaza a ningún pecador». En esta misma línea ha rememorado lo que santa Josefina Bakhita respondió cuando fue preguntada si odiaba a quienes tanto le habían hecho sufrir: «rezo mucho por ellos, para que el Señor, que ha sido tan bueno y tan generoso conmigo, lo sea también con ellos hasta el punto de convertirlos y salvarlos a todos».

Hay trata porque hay clientes

Conversando con El Debate, recordó que «la mujer no es una mercancía» y que el Papa denuncia constantemente que «existe trata porque hay clientes». Según explicaba el obispo de Vitoria, esta es una de las industrias más poderosas, después del armamento y la droga.

En España, solo en 2020, durante lo peor de la pandemia, 3.202 mujeres fueron atendidas por Cáritas. De ellas, 1.724 han sido acompañadas en los centros de atención y 1.511 han sido contactadas a través de las visitas a pisos, clubs, asentamientos o en la propia calle.

Desde hace años, la institución católica cuenta con un servicio específico de atención a las víctimas de trata con fines de explotación sexual, donde han podido detectar que del total de mujeres apoyadas el 27 % de los casos vivía una situación de explotación sexual (927 mujeres).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad