Siete años rescaando a prostitutas explotadas

Paloma Martín, años de entrega al rescate de prostitutas: «Realmente los milagros existen cada día»

Paloma Martín de Vidales, directora del Proyecto Santa Marta, dedicó el Premio Religión en Libertad a las mujeres a las que ayudan a salir de la prostitución.

FUENTE: Religión en Libertad, 05 diciembre 2021

«Hoy es un día grande para el Proyecto Santa Marta, que acompaña a mujeres y les ofrece una salida real a la prostitución», dijo Paloma Martín de Vidales, directora del proyecto, al recoger el pasado 25 de noviembre el Premio Religión en Libertad 2021 en la categoría Caridad en Acción.

Un proyecto grande

Agradeció a Religión en Libertad «por la posibilidad de visibilizar la realidad de la prostitución y por hacer grande un proyecto que es pequeño dándonos este espacio». Pero no es un proyecto pequeño, porque le deben su libertad nada menos que 23 mujeres desde que empezaron en 2015: «Hoy deberían estar aquí las 23 mujeres que han pasado por el Proyecto Santa Marta, porque realmente el mérito y todo el trabajo lo han realizado ellas», dijo Paloma, quien recordó que «ninguna mujer elige ser vendida, ni explotada«.

El Proyecto Santa Marta les ofrece «una salida real» a la prostitución, detalló: «Ves a una mujer que llega a nosotros destrozada, desolada, desconfiando de todo, sin formación, con cargas familiares, perdida, sola… Les ofrecemos una recuperación, un acompañamiento, trabajamos con ellas en qué quieren trabajar, buscamos y financiamos una formación adecuada a cada mujer. Es una labor muy dura, pero es una labor apasionante».

Al acto de entrega de los premios, celebrado en el auditorio de la Universidad CEU San Pablo de Madrid (puedes ver aquí las mejores fotos), asistió una nutrida representación del grupo de trabajo, encabezada por los responsables de Caritas Diocesana de Toledo, el padre José María Cabrero y Mónica Moreno, a quienes Paloma agradeció haber apostado a fondo por esta labor.

«La prostitución es el tercer negocio ilegal con mayores beneficios después del tráfico de drogas y del tráfico de armas. No es un trabajo ni es un servicio a la sociedad. Es un negocio que denigra tanto a la mujer como al hombre«, afirmó Martín de Vidales: «Lo que hacemos desde Santa Marta es ofrecer una mirada diferente. No miramos a la mujer por lo que es, sino por lo que puede llegar a ser. Y es más, por lo que está llamada a ser«.

«Sobre todo, la dignidad»

Y quiso recordar lo que esas mujeres les aportan a ellos: «Cada mujer me ha enseñado muchas cosas. Principalmente, el no juzgar, el respetar el momento de cada persona, la sencillez, la paciencia. Y algo que todas tienen en común: el valor, la gran fortaleza para empezar de cero. Y, sobre todo, la dignidad… Cuando pienso esto, en esta capacidad de recuperación, realmente me planteo que los milagros existen cada día».

Paloma concluyó su intervención agradeciendo a su equipo, a sus amigos y a sus hijos el apoyo que recibe, y sobre todo algo que quedó implícitamente pedido a los presentes: «Gracias porque sé que rezáis por mí y por mis chicas«.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad